Fomos ficando sós

compartir

Así empiezan uno de los versos más famosos de Manoel Antonio. Así empieza también la exposición que podréis ver a Tigomigo hasta el 12 de diciembre.

Los artistas Ana Varela y Paulo Cacais reinterpretan los versos del poeta gallego conjurando el salnitre, la fuerza y la oscuridad del océano.

En el centro del proyecto late un libro de artista basado en el poemario De catro a catro. Los poemas de Manoel Antonio navegan sobre oleadas de espuma de papel. Cuatro cartas náuticas, – silencio, olvido- contemplan mudas este viaje hacia lo desconocido y la muerte. De este modo, Varela reivindica la figura del poeta gallego tantos años silenciado y le rinde homenaje.

Lo acompañan las fotografías de Paulo Cacais. El fotógrafo explora el sutil abanico de intensidades del negro y nos aboca a los restos del naufragio. Una mirada atlántica, salvaje e intimista sobre el naufragio, la lucha, la belleza y la muerte.

De uno a uno. Un tímido chico, con ganas de escapar de la villa, estudia Náutica en la búsqueda de aventuras.

De dos a dos. Dos poetas se encuentran muchas veces en el mar, y aun así, no se vieron nunca. Son Manoel-Antonio, gallego, y Joan Salvat-Papasseit, catalán.

De tres a tres. Tres travesías navegan Manoel-Antonio y Joan-Salvat y con versos de salitre cantan el mar y el pescador, impulsan arriesgadas vanguardias oceánicas y escriben manifiestos salados contra la insulsa casta literaria de tierra adentro.

De cuatro a cuatro. Cuatro tickets compran con voz tuberculosa los poetas, pero sólo emplean dos. Destino: el otro lado. En el ticket de vuelta Manoel-Antonio escribe un par de versos:

“Fomos ficando sós
o Mar o barco e mais nós”

Xosé Antom Serem

Han dicho de nosotros...

La ventana del arte, 04/11/2015

Artterritory, 23/11/2015