Juan Carlos Estudillo

Apuntes para una teoría del deseo

compartir
  • Juan Carlos Estudillo. Hoja
  • Apuntes para una teoría del deseo. Juan Carlos Estudillo.

13/12/201421/02/2015

De miércoles a sábado
Mañanas de 11:30  a 14:00
Tardes de 15:00 – 20:30

Juan Carlos Estudillo nos presenta en Apuntes para una teoría del deseo una colección de ilustraciones y grabados a través de los que traza una delicada reflexión sobre una de las pulsiones más intrínsecas del ser humano: el deseo.

El deseo como origen del placer y del miedo. Como posibilidad, pulsión, anhelo, seducción o placer. El deseo como motor de cualquier acción humana. Una pulsión que nos moviliza, nos empuja, nos dirige. Su urgencia nos expone a nuestros límites y también a nuestras posibilidades. Nos arroja a la incerteza, a la angustia y también a la esperanza.

La obra de Juan Carlos Estudillo se enclava precisamente en la distancia insalvable que existe entre nuestros deseos y su satisfacción. Cualquier sensación de saciedad es efímera: el deseo necesita una eternidad para saciarse.

Erotismo, seducción y anhelo se funden en el trazo sutil y etéreo de sus ilustraciones. Las fronteras entre lo natural y el artificio se desvanecen, permanece sólo la caricia, el trazo, la presión, el contacto. Somos, al fin y al cabo, animales sensuales.

“¡La codicia humana! No podemos dejar de desear, y ello nos magnifica y nos mata. ¡El deseo! Nos empuja y nos crucifica, llevándonos cada día al campo de batalla donde, la víspera, fuimos derrotados, pero que, al alba, de nuevo se nos antoja terreno de conquistas; nos hace construir, aunque hayamos de morir mañana, imperios abocados a convertirse en polvo, como si el conocimiento que de su caída próxima tenemos no alterara en nada la sed de edificarlos ahora; nos insufla el recurso de seguir queriendo lo que no podemos poseer y, al llegar la aurora, nos arroja sobre la hierba cubierta de cadáveres, proporcionándonos hasta la hora de nuestra muerte proyectos al instante cumplidos y que al instante se renuevan. Pero es tan extenuante desear sin tregua… Pronto aspiramos a un placer sin búsqueda, soñamos con un estado feliz que no tendría comienzo ni final y en el que la belleza ya no sería fin ni proyecto, sino que devendría la evidencia misma de nuestra naturaleza. Pues bien, ese estado es el Arte.”

La elegancia del Erizo. Muriel Barbery.

Han dicho de nosotros...

Entrevista a Juan Carlos Estudillo en el programa El Submarí, de Radio Terrassa.

El Submarí, 19/01/2015