Y este fin de semana… ¡en Swab!

compartir

Estudio Tigomigo en Swab

Estudio Tigomigo vuelve a participar en Swab, la feria de arte contemporaneo de Barcelona

Sí, este fin de semana Tigomigo vuelve a participar en Swab, la feria de arte contemporáneo de Barcelona. Así que si tienes hambre de cosas nuevas, de descubrir artistas, vivir performances y dejar que te sorprendan, no te lo pienses.

Este año regresamos con la obra de Lola Guerrera bajo el paraguas del comisario Álvaro Gurrea en el programa So far, so close.

Os dejamos una pequeña explicación del proyecto de Lola, aunque las palabras se quedan cortas. Es mucho mejor que veáis sus imágenes en directo.

La última frontera, la luz

Vivimos en un mundo de fronteras. Reales e imaginarias, geográficas, políticas, lingüísticas, económicas. Un mundo fragmentado por límites, categorías, barreras, lindes; sujeto a tensiones y fuerzas que se repiten en cada ser humano. Porque las fronteras más obtusas, los acantilados más abruptos, son los que habitan en cada uno de nosotros.

Todas nuestras potencialidades, todo el universo de realidades que podríamos vivir, caben en los latidos de un corazón. También todas las mordazas que nos impedirán lograrlos, todos nuestros miedos, nuestras cadenas. Esa es nuestra última frontera.

Una frontera que no aparece en ningún mapa, invisible y magnética, cambiante, etérea. Inalcanzable y cercana. So far, so close.

En este proyecto, Lola Guerrera recurre a la luz como metáfora de esa última frontera. Recreando la inmensidad de las constelaciones (ese último horizonte del universo conocido, sobrecogedor y seductor como el abismo), Lola Guerrera logra sugerir esa sensación de aislamento y fragilidad que persigue al ser humano.

So far, so close también es, por tanto, una forma de relacionar lo ínfimo y lo absoluto. Porque las fronteras siempre tienen dos direcciones. Al construir galaxias y espacios atemporales, la artista también refleja lo aterradoramente íntimo y personal.

En este proyecto el trabajo de Lola Guerrera toma con decisión una nueva senda. No se trata de un movimiento brusco, más bien es un suave y progresivo giro de la mirada. De la reflexión sobre lo efímero y lo vulnerable nace una mirada más introspectiva, más abstracta. Una búsqueda de lo esencial. Tomando como materia prima la luz regresa a los orígenes, tanto filosóficos como matéricos.

La última frontera, nosotros mismos.