Estampa’14

compartir

Deambular por ciudades que no son la nuestra sin más premura que dejarse seducir. Callejear, mirar hacia arriba de edificios que no conocemos, descubrir rincones que no serán nuestros. Eso es para nosotros escaparnos. Y eso es lo que estuvimos haciendo el pasado fin de semana. ¿Nuestra excusa? Estampa.

Por segunda vez se celebraba en Matadero y el emplazamiento no podía haber sido mejor. Este antiguo mercado de ganados construido a principios del siglo pasado se ha convertido en uno de los imprescindibles del Madrid del arte y la experimentación. Estampa ocupaba este año la Nave 16: cuatro mil metros cuadrados donde más de setenta galerías seducían al visitante con sus artistas fetiche.

Nuevos aires para la lírica

Poca fotografía, a excepción de las galerías del país invitado, México, y también poco libro de artista. El grabado ya no es su principal objetivo y también el lema de “arte múltiple” ha abandonado su logo. El arte sonoro irrumpió el año pasado y este la ilustración llega con paso firme confirmando una tendencia que ya observamos en Swab hace un par de semanas.

¿Y qué nos ha seducido a nosotros?

En una ocasión, un coleccionista nos comentó que el arte (y quiero pensar que el contemporáneo aún más) es, ante todo, pasión. Las piezas que nos conmueven no tienen porqué ser las mismas que el mercado valora, las que arrancan un mohín de rechazo a nuestro vecino o las que obsesionan a nuestros amigos.

Por eso este recorrido personal por Estampa es obscenamente parcial y subjetivo. Son las piezas que nos han emocionado y sorprendido.

  • Estampa14_ Suso Basterrechea

Todos tenemos nuestras debilidades y las artes del libro son una de las nuestras. Quizás por eso caí rendida a los pies de la serie Transformación de Cristina Almodóvar. Esculturas donde el papel cobra vida con extrema sensibilidad, obras en las que la vida se abre paso a través de los objetos más insospechados.

Si hablamos de pintura tenemos que citar sin duda las obras de Gustavo Díaz Sosa en la Galería Mikel Armendia, de Santiago Ydañez en Invaliden Galery o los “Seis recuerdos que se quedan” de Pipo Hernández Rivero en NF Galería

Como ya pudimos ver en Swab, la ilustración ha llegado para quedarse. Javier Calleja, Suso Basterrechea o Emmanuel Lafont fueron algunos de nuestros sospechosos habituales favoritos.

Aunque si os somos sinceros, lo que más nos sorprendió fue precisamente una obra híbrida: la propuesta de Naranjas con arte. Una iniciativa que consigue combinar algo tan común como una caja de naranjas valencianas con creaciones de artistas contemporáneos. El regalo perfecto para combatir la gripe de enero y despertar una sonrisa en un amante del arte.

Empezamos hablando de pasión, así que no podemos despedirnos sin hablar de la obra de Ignacio Llamas. Reencontrarnos con sus paisajes silenciosos siempre nos conmueve. Sus fotografías muestran espacios anónimos cincelados por la luz y las sombras.  Lugares místicos que invitan a la introspección, a formularnos preguntas que no siempre queremos responder.

Y así abandonamos Estampa. Con un andar despacio, cavilando, con media sonrisa bajo esa lluvia impertinente que no dejó de caer en todo el fin de semana. Cada uno peleándose con sus preguntas sin resolver.