Crónica #artTRS 2014

compartir

Este mes hemos tenido el honor de colaborar con unos valientes que han comenzado un proyecto de periodismo local: Malarrassa. Compartimos con vosotros la crónica que encontraréis en el número de enero.

Empieza el 2015, como cada año, lleno de buenos propósitos; y entre todos ellos el clásico “me apuntaré al gimnasio”. Yo os quiero proponer uno más interesante, menos cansado, más barato y que no se ha demostrado perjudicial para la salud. “Me acercaré más al arte”. De acuerdo, pensaréis que en el gimnasio se liga más, pero tampoco está del todo demostrado.

Dejamos atrás un año con luces y sombras para las artes plásticas en Terrassa. El acontecimiento con más eco mediático, el que este año ha situado a la ciudad en el mapa de las artes a nivel nacional, sin duda ha sido la gran exposición de la obra de Joana Biarnés en Sala Muncunill.

Para quien todavía no la conozca, esta vecina de Terrassa de sonreír dulce, hace años fue la primera fotógrafa documental en el que hasta entonces era un trabajo de hombres. Tal como ella auguró fue la primera de muchas. Más allá de este ejemplo de valentía y que ha hecho trascender su historia, se encuentra una fotógrafa excepcional con una obra sólida y que, hoy en día, todavía resulta sorprendentemente fresca.

Otra mujer, una de las mejores artistas que ha tenido nuestra ciudad, ha protagonizado el apunte más triste para las artes visuales de este 2014: La prematura muerte de Roser López Monsò.

Ni los años de lucha contra la enfermedad hicieron que Roser dejara de banda la creación. Artista multidisciplinar, museóloga, poeta y gestora cultural. Ojalá alguien con suficiente conocimiento pueda articular su obra en una gran exposición y lo pueda hacer pronto. De momento podemos seguir los pasos de Roser a través de los diferentes blogs que dejó, como boyas en medio del mar. Encontraremos ilustraciones y arte textil, una de las grandes pasiones de Roser; también los textos y poemas que nos adentran en la sensibilidad de esta artista.

En cuanto al circuito de arte en Terrassa, se ha añadido el Estudio Tigomigo, un espacio mixto que pretende acontecer un altavoz de propuestas artísticas de todo tipo, un punto de diálogo, experimentación y creatividad donde compartir la pasión por el arte.

Otra bocanada de aire fresco ha provenido de la Descomunal. La iniciativa del BaumannLab propone el encuentro bimensual de creadores y otras personas vinculadas a las artes para conocerse, debatir, compartir y crear vínculos.

La primera Descomunal en mayo de 2014 a la casa Baumann sirvió para presentar diferentes artistas y agentes culturales, y proponer a los colectivos implicados con el proyecto su compromiso para organizar los siguientes encuentros con diferentes formatos y acercándolo a más personas. La segunda Descomunal a cargo de Final de trayecto estuvo dedicada a la música. En este encuentro, además de presentar nuevos artistas y programadores, se debatió sobre la descentralización de conciertos y las herramientas para promocionar a los músicos jóvenes de Terrassa. La tercera Descomunal, organizada por Videodrome, se celebró en el emblemático cine del Coro Vell y la temática, no podía ser de otro modo, fue el audiovisual.

Pero el año aún ha dado más de sí. Lo acabamos con dos exposiciones extraordinarias “Solamente mirar” de Rosanna Fontanet en Soler y Palet y “Topografías; atlas médico-artístico” de Laia Puig i Cori Mercadè en la Sala Muncunill.

Feliz 2015!