¿Cómo exponer en una galería de arte?

compartir

Sí, es cierto que el título de este artículo es ambicioso. Hablar en genérico, de “galerías” es tan peligroso como cualquier otra generalización. Existen tantas galerías como galeristas y lamentablemente no tenemos una fórmula mágica que garantice el éxito.

Quizás las únicas baritas que existan hoy en día son los contactos y una ristra de rancios apellidos ilustres plasmados en nuestro DNI. Pero como la mayoría de nosotros carecemos tanto de lo primero como de lo segundo, a continuación os desgranamos nuestros consejos más sinceros.

Conoce la línea expositiva de la galería.

De nada sirve presentarte en una galería especializada en óleos si lo tuyo es la escultura. En nuestro caso somos una galería ecléctica, pero con una línea muy marcada…Nos interesa las propuestas expositivas en que el concepto y la estética se funden en perfecta armonía, que son ambiciosas, arriesgadas y que tienen muy presente tanto al público como al espacio como agentes activos de la exposición. Nos interesan los trabajos que trascienden las paredes para crear instalaciones que interactúan con el público.

Frecuenta el espacio.

Visita sus exposiciones, actividades. El mundo del arte es muy, muy pequeño. Al final somos todos una gran familia. Y a los amigos les gusta estar en contacto. Nos gusta creer que nuestros artistas forman parte de nuestra familia, porque al final se trata de una relación de confianza: vosotros nos cedéis lo más preciado, la pasión que ponéis en vuestras obras, y nosotros, a cambio, trabajamos lo mejor y más duro que sabemos para que la exposición sea un éxito sin ninguna garantía. Por eso, más allá de contratos (que son indispensables), lo más importante para nosotros es que la obra nos emocione y que haya una buena relación de confianza entre el artista y nosotros.

Ten un buen portfolio online.

A menudo, lo primero que hacemos cuando conocemos a alguien es buscarlo en internet. Es importante que tu obra esté accesible online, bien editada, organizada. Hoy en día hay muchas opciones: desde una web, hasta una cuenta de instagram bien editada y profesional, pinterest… Busca la que mejor encaje con tus necesidades, tu tiempo y tu obra. Un buen portfolio online te permite actualizarlo, con unos costes mucho menores a la producción de la obra. Sí, sabemos que no es lo mismo ver un cuadro en pantalla que verlo in situ, pero si nos interesa tu trabajo ten por seguro que el siguiente paso será pedirte ver tu estudio o que nos traigas piezas concretas.
Algunos artistas nos han comentado que no quieren mostrar obra en internet por miedo al plagio… Pero estamos convencidos de que las ventajas que os puede proporcionar una buena difusión son mucho mayores que los riesgos.

No lo hagas solo por dinero.

Creo que no nos equivocamos al decir que todos en el mundo del arte esperamos poder profesionalizarnos y vivir dignamente. Pero tampoco descubrimos la sopa boba si decimos que eso es súmamente difícil. Pocos artistas pueden vivir sólo del arte. Y pocos espacios expositivos pueden vivir exclusivamente de las ventas. Por eso existen tantos modelos híbridos. En nuestro caso, no exponemos obras que creemos vendibles. Intentamos vender piezas que nos apasionan. Por eso, si os lo podéis permitir, cread más allá de lo que penséis que puede querer el mercado, los coleccionistas, las galerías y la vecina del sexto. Porque solo intentando ser fieles a nosotros mismos podemos mantener la pasión, la exigencia y el compromiso con nuestra creación.
En nuestro caso, las pocas veces que hemos intentado llevar a alguna feria o evento piezas que creíamos que tendrían más salida, hemos fracasado estrepitosamente. Y a veces, llevando obras de las que estamos profundamente enamorados, nos ha pasado lo mismo. Así que, asumido que los gustos del mercado son algo insondables, preferimos ser fieles a nuestro corazón y intuición.

No dudes en preguntar.

La negativa ya la tienes, así que sólo puedes ir a mejor. No podemos hablar por otros galeristas, pero a nosotros nos encanta charlar, intercambiar opiniones y conoceros. Quizás vuestra obra no encaje en nuestra línea, pero puede que conozcamos a alguien que os pueda interesar o algún proyecto en el que estén buscando a alguien como vosotros.

Presenta un proyecto cerrado.

Un proyecto que tenga un hilo argumental y que esté adaptado a la sala. Cada espacio vibra de una forma diferente en función de cómo incide la luz, como están dispuestas las paredes, la altura de los techos… Adapta tu proyecto para que dialogue con el espacio. No solo ganará el proyecto sino que también la persona que reciba la propuesta verá que te has esforzado por conocer cómo late la sala.